March 3, 2021
From The Free
266 views


by Kaos En La Red .
By Montserrat Serra / Albert Salamé / Carles Garcia Published on Mar 1, 2021.

We interview the social activist, pacifist and economist, who has been a reference for more than a generation, and who has made public that he has cancer and has only a few weeks to live.

Arcadi Oliveres 26.02.2021 Foto: Albert Salamé / VWFoto

Arcadi Oliveres (Barcelona, ​​1945) welcomed us to his house, which was the summer home of his grandfather fifty years ago, in Sant Cugat, Barcelona, where he has lived for sixteen years. He moved when real estate pressure drove him out of Barcelona. In the patio, on a bad day, which he has been clarifying while we were doing the interview.

When we greeted him at the entrance, he told us that he was not feeling very well, that he was in pain. But during the interview he was recovering and at all times he has been lucid, thoughtful, and passionate as well.

Three weeks ago he was diagnosed with cancer and only a few weeks to live. As Arcadi Oliveres is a benchmark of social activism, pacifism and has taught 17,000 students, the news was known shortly. So the family opened a website so that anyone who wanted could leave a message. There are already more than 6,650 contributions.

This is a revolutionary way of facing death, because it breaks taboos, because it proposes a public, collective, shared goodbye. A token of gratitude that gives you strength. From death, he worries about getting something of the dignity that he knew to have one of his four children, who died at the age of twenty-eight, also from cancer. That really has pawned it.

We have proposed an interview to understand where you have traveled and the values ​​and convictions that have pushed you and that you have defended.

Living means taking sides.” I would say that this sentence by Antonio Gramsci perfectly defines your life trajectory.

-Effectively, as long as you don’t add the adjective «political». Take sides, but don’t take political sides. Let’s see if I explain myself: it is clear that you must take sides, and much that has to be taken, but being part of a political party, as we interpret it now, is disastrous for me. I will die and never in my life have I had a single political party card. Now, take sides for just causes, all you want.

Therefore, not having been a member of any political party and doing “another policy”, is that a fact you reaffirm?

-I am more and more happy that I did not do it and I am more and more convinced that tomorrow politics will be done in this other way. After all, the existence of political parties will have been a historical parenthesis. I would say that it began with the French Revolution, the right and the left in the cameras were identified, but politics must be done in other ways. Today, most political issues are cross-cutting in nature. They are not grouped even by one party. They are global, world, perhaps regional problems, but problems that affect everyone. Therefore, I reaffirm myself 100% on that.

From home you must follow the latest events as a result of Pablo Hasel’s imprisonment.

-I have followed them a little because, I will tell you, my head is dancing a little, because of the pain I have, which is sometimes strong. And, on the other hand, as I have the joy of receiving so many visits, so many messages and so many things, I can’t cope. Yes, I do, because I try to read the newspaper punctually every day, but I have not done an in-depth study of what happened, neither with Hasel nor with the other citizen protests that have been repeated in recent weeks.

Protests that revolve around freedom of expression, which is one of its themes.
Yes, but despite everything, the issue of freedom of expression, although it has accelerated in recent times, is not new. It is a lifelong theme. And, therefore, I would say that sometimes it appears with a greater flow, others we do not notice it so much, but it does not lose relevance. Therefore, it is there and it is necessary to worry, but it does not have a stronger particularity than other times. I am still more concerned about hunger, immigrants, than this freedom of expression.

The reflection that can be drawn on disobedience is interesting, what is violence and who does it?

-It’s very interesting. Disobedience has been one of the themes that have reflected me in my life. If the world is to progress (and must progress), it will be thanks to actions of civil disobedience. Civil disobedience is basic.

A phrase of yours: “Morally we are obliged to disobey.”

-Always against unfair rules. Sure, if the rules are fair, and placidly obeyed …, but in general we have to try to disobey. Because most of the laws are made by those who want to privilege themselves and go against others.

Burning containers is criminalized, but it is not condemned or it is not seen that there is State violence also in these…… ……….

continue reading HERE .. Spanish only, sorry.

Arcadi Oliveres: «El capitalismo debe desaparecer! No acepto matizaciones en este sentido

Por Montserrat Serra / Albert Salamé / Carles Garcia Publicado el 1 Mar, 2021

Entrevistamos la activista social, pacifista y economista, referente de más de una generación, que ha hecho público que tiene un cáncer y le quedan pocas semanas de vida

Arcadi Oliveres (Barcelona, 1945) nos ha recibido en su casa, que era la casa de veraneo de su abuelo hace cincuenta años, en Sant Cugat. En la que hace dieciséis que vive. Se trasladó cuando la presión inmobiliaria le expulsó de Barcelona. En el patio, en un día desapacible, que se ha ido aclarando mientras hacíamos la entrevista. Cuando le hemos saludado de entrada nos ha dicho que no se encontraba demasiado bien, que tenía dolores. Pero durante la entrevista se ha ido recuperando y en todo momento ha sido lúcido, reflexivo, apasionado también.

Hace tres semanas le diagnosticaron un cáncer y pocas semanas de vida. Como Arcadi Oliveres es un referente del activismo social, del pacifismo y ha dado clases a 17.000 alumnos, la noticia se supo en breve. Entonces la familia abrió una página web para que quien quisiera pudiera dejar un mensaje. Ya hay más de 6.650.  Esta es una manera revolucionaria de encarar la muerte, porque rompe tabúes, porque propone un adiós público, colectivo, compartido. Una muestra de gratitud que le da fortaleza. De la muerte, le preocupa conseguir algo de la dignidad que supo tener uno de sus cuatro hijos, que se murió con veintiocho años, también de cáncer. Eso sí que lo ha empeñado.

Le hemos propuesto una entrevista de trayectoria para entender por donde ha transitado y los valores y las convicciones que lo han empujado y que ha defendido.

– «Vivir significa tomar partido.» Esta sentencia de Antonio Gramsci diría que define a la perfección su trayectoria vital.
-Efectivamente, siempre que no añadas el adjetivo «político». Tomar partido, pero no tomar partido político. A ver si me explico: es claro que se debe tomar partido, y mucho que se ha de tomar, pero formar parte de un partido político, tal como lo interpretamos ahora, para mí es nefasto. Me moriré y nunca en la vida habré tenido carné de un solo partido político. Ahora, tomar partido por causas justas, todas las que quieras.

– Por tanto, no haber militado en ningún partido político y hacer «otra política», es un hecho en el que se reafirma?
-Cada vez estoy más contento de no haberlo hecho y cada vez estoy más convencido de que el día de mañana la política se hará de esta otra manera. Al fin y al cabo, la existencia de partidos políticos habrá sido un paréntesis histórico. Yo diría que comenzó con la Revolución Francesa, la derecha y la izquierda en las cámaras se fueron identificando, pero la política se debe hacer de otras maneras. Hoy día, la mayoría de temas políticos son de carácter transversal. No son agrupables siquiera por un partido. Son problemas globales, mundiales, quizás autonómicos, pero problemas que afectan a todos. Por lo tanto, me reafirmo 100% en eso.

– Desde casa debéis seguir los últimos acontecimientos a raíz de la prisión de Pablo Hasel.
-Los he seguido poco porque, te diré, la cabeza me baila un poco, por los dolores que tengo, que a veces son fuertes. Y, por otra parte, como tengo la alegría de recibir tantas visitas, tantos mensajes y tantas cosas, no doy abasto. Sí lo sigo, porque procuro leer cada día puntualmente el diario, pero no he hecho un trabajo en profundidad de qué ha pasado, ni con Hasel ni con las otras protestas ciudadanas que se han reiterado las últimas semanas.

– Protestas que giran en torno a la libertad de expresión, que es uno de sus temas.
Sí, pero a pesar de todo, el tema de la libertad de expresión, aunque se ha acelerado en los últimos tiempos, no es nuevo. Es un tema de toda la vida. Y, por tanto, yo diría que a veces aparece con un flujo mayor, otros no lo notamos tanto, pero no pierde actualidad. Por lo tanto, está y hay que preocuparse, pero no tiene una particularidad más fuerte que otras veces. A mí me sigue preocupando más el hambre, los inmigrantes, que no esta libertad de expresión.

– Es interesante la reflexión que se puede sacar sobre la desobediencia, ¿qué es violencia y quien la ejerce?
-Es muy interesante. La desobediencia ha sido uno de los temas que me han reflejado en mi vida. Si el mundo ha de progresar (y debe progresar), será gracias a acciones de desobediencia civil. La desobediencia civil es básica.

– Una frase suya: «Moralmente estamos obligados a desobedecer.»
-Siempre contra normas injustas. Claro, si las normas son justas, y plácidamente obedecibles …, pero en general tenemos que procurar desobedecer. Porque la mayor parte de las leyes son hechas por aquellos que quieren privilegiarse a sí mismos e ir en contra de los demás.

– Se criminaliza quemar contenedores, pero no se condena o no se ve que hay una violencia de Estado también en estos hechos.
-Quizá te sorprenderá esto que diré: yo soy contrario a la violencia contra las personas, pero también soy contrario a la violencia contra las cosas. No me gusta que se quemen contenedores. Creo que los bienes de la tierra deben respetarse. Lo cual (y esta es la segunda parte de la frase) no quiere decir que no sea mucho más culpable la violencia contra las personas que no la violencia contra las cosas. Pero, a pesar de todo, lo de «todo vale» no me gusta.

– Y del papel de los jóvenes, estos jóvenes que dicen «basta» porque no tienen nada y por tanto no tienen nada que perder, qué análisis hace?
-Los hemos fastidiado con un sistema económico que es de lo más injusto que te puedas imaginar. Cuando a un joven le das un nivel de estudios notablemente elevado, cuando le obras unas expectativas de futuro y después lo masacras sin trabajo, e incluso teniendo trabajo, con un sueldo de miseria, sin ninguna expectativa de progreso, porque las expectativas de progreso van a parar a otros, entonces es lógico que la gente joven se enfade. Es evidente, es obvio, es natural.

– Repasemos algunos aspectos de su trayectoria: estudió económicas y se doctoró con una tesis sobre desmilitarización. Un economista antimilitarista y anticapitalista? Eso sí que duele al sistema.
-Debería hacer, me hubiera gustado. Pienso que no fui ni un gran académico ni un gran doctorando, pero intenté decir tres o cuatro cosas en las que creía. Pero ha habido compañeros que han sabido desmontar mejor el capitalismo que yo. Ahora, esto de la militarización, es una tontería de una dimensión tan grande que no puedo entender que haya gente que crea en los ejércitos. Es una de las estupideces más grandes de la humanidad. Ningún ejército tiene justificación. Esto lo diré hasta el día que me muera. Y como puede ser que todos los partidos políticos que aprueban el presupuesto del estado español destinen una partida? Es completamente absurdo. Ejércitos, ninguno. Y lo repetiré por enésima vez: no hay ningún soldado que merezca un aplauso. Y si hay uno que se lo merece, este es un desertor. Y para de contar. Ninguno, ninguno, ninguno, ningún ejército tiene justificación. Ya ves que me excito un poco con esto.

– ¿Está en forma?
-En forma, no, pero enfadado, sí. Y lo que me fastidia más es que nos lo quieran vender. Por ejemplo: llega la pandemia y cogemos cuatro soldaditos para limpiar los hospitales, para justificar su existencia. Y no me digas que no daba vergüenza al comienzo de la pandemia, en una conferencia de prensa, que hubiera el ministro de Salud (éste tenía una cierta lógica), pero tras él tres o cuatro guardias civiles, policías, jefes de la estado mayor … Inútil! Inútil para la pandemia e inútil para la sociedad.

– Además del antimilitarismo, que os ha marcado toda la trayectoria, el combate contra el sistema capitalista siempre ha sido una de sus empeños, porque seguramente es el denominador común de todas las luchas que ha comenzado y en las que ha participado .
-Sí, es un sistema criminal, asesino. Y este sistema, volviendo al tema anterior, se sostiene a partir de estructuras militares o paramilitares y otros, claro.

– Hay una mayoría que no cree posible un cambio de sistema. Y otros no lo quieren, porque se vive bastante bien en el primer mundo, aunque sea a costa del tercero. ¿Qué les diría?
-Los que no lo quieren, no les diría nada, porque lo mantienen por egoísmo y no merecen mi consideración. Y los primeros, quizás lo mantienen por buena fe y les diría que se informen bien y que analicen. Si miran qué han hecho los ejércitos a lo largo de la historia, verán que han hecho una sola cosa: ayudar a los ricos en contra de los pobres. Está claro que todo esto se tapa, pero la verdad es que el ejército es algo nefasto…..

sigue leyendo AQUÍ .. solo castellano



Source: Thefreeonline.wordpress.com