October 10, 2021
From Center For Stateless Society
203 views


Darian Worden. Título original: Go Forward to Freedom, de 24 de mayo de 2021. Traducido al español por Camila Figueroa.

A medida que más personas en Estados Unidos se vacunan contra el Covid-19 y las tasas de infección siguen bajando, muchos piensan en lo que viene después. ¿Se ha vuelto a la “normalidad”? ¿Existe ahora una “nueva normalidad”? Quizás los que hemos sobrevivido a la pandemia deberíamos mirar hacia algo mejor que el viejo mundo que falló a tantos, y deberíamos pensar en avanzar hacia un mundo mejor.

En el último año hemos visto a la gente unirse para ayudarse a vivir. En lugar de lanzarse con más fuerza a concursos de explotación, millones de personas han actuado individual y colectivamente para cuidarse mutuamente y encontrar una nueva comunidad. En lugar de unirse a los fascistas o aceptar sus tomas de poder, una gran parte de la población rechazó vocalmente el fascismo y muchos miles lucharon activamente contra el fascismo por diversos medios. En lugar de permitir que el capitalismo de vigilancia, la violencia de Estado y el racismo queden sin respuesta, la gente ha pasado a la acción para reclamar su autonomía personal mientras lucha por ayudar a los demás a vivir. Con el telón de fondo de una catástrofe que se prolonga durante más de un año, con numerosas amenazas de nuevos peligros, la gente ha demostrado que otro fin del mundo es posible.

Mi perspectiva se centra en Estados Unidos como persona que vive aquí, pero es importante reconocer que la pandemia no está remitiendo por igual para la gente de todo el mundo. El coronavirus sigue estando muy extendido en muchos países, y el acceso a las vacunas es desigual. Los regímenes de patentes y los grupos de presión y abogados que los defienden pueden seguir obstaculizando la producción mundial de vacunas y medicamentos necesarios para que todos vivan mejor.

Los que vivimos la pandemia en Estados Unidos debemos reflexionar sobre el desastre que nos rodea. Hay más de 500.000 muertes registradas a causa del Covid, numerosas personas con enfermedades persistentes y muchas otras perjudicadas físicamente por los efectos secundarios de la pandemia.

A veces veo que la gente escribe que el “individualismo” es el culpable de la respuesta generalmente inadecuada de Estados Unidos a la pandemia. Aunque hay algunos comportamientos perjudiciales que el término individualismo podría abarcar, centrarse en esto descuida el panorama general y podría desviar la culpa de problemas mayores: el dominio de clase endurecido, el racismo estructural y la ideología autoritaria del partido gobernante en 2020. Decir a los trabajadores que es su deber arriesgar sus vidas por el bien de la Economía, de cuyas ganancias no tendrán mucha participación, y etiquetarlos como “héroes” por su sacrificio, no suena tan individualista. El impulso autoritario de asignar a los individuos a grupos que puedan ser clasificados, segregados y jerarquizados es en realidad una de las razones por las que la pandemia fue tan devastadora en Estados Unidos.

El abandono de las personas en la catástrofe se practicaba en la periferia imperial, pero pronto se llevaría al núcleo. En 2017, el huracán María devastó Puerto Rico. En lugar de utilizar los recursos del gobierno estadounidense y sus poderes de alcance mundial para ayudar a los ciudadanos estadounidenses necesitados, Trump y sus lacayos pusieron más empeño en la propaganda del régimen.

Cuando el Covid golpeó por primera vez a los EE. UU., se vio principalmente en áreas metropolitanas concurridas y en algunos enclaves étnicos suburbanos. Mucha gente en los EE. UU. -especialmente los derechistas blancos- ven esas áreas como algo fuera de su nación y la gente que vive allí es sospechosa. Al igual que los puertorriqueños, pueden ser técnicamente estadounidenses, pero son vistos por muchos como no pertenecientes al mismo tipo de estadounidenses. Las zonas en las que vive mucha gente pobre de color se presentan a menudo como una especie de vaga amenaza extranjera, que se hizo más explícita con los anuncios de la campaña republicana en los que se amenazaba con que la gente y los valores de esas zonas pretendían invadir los suburbios.

Mientras la mayoría de las personas que morían podían ser vistas como otro tipo de personas, era más fácil para muchos no preocuparse. Cuando le ocurría a alguien que conocían, la ideología los instruía a culpar a algún otro grupo de personas o a encontrar alguna razón por la que el historial de salud particular de esta persona la convertía en una excepción y su muerte en algo menos importante.

El partido gobernante de EE. UU. en 2020 era un movimiento autoritario dirigido por un hombre que llamaba “animales” a los inmigrantes, hablaba en términos apocalípticos de las amenazas a las que se enfrentaba la nación y cultivaba una imagen absurda de dureza física (al margen de la realidad física). No es exagerado sugerir que muchos de sus partidarios tratarían un evento de muerte masiva como una limpieza de la nación por la que valdría la pena arriesgar la vida: los individuos sufrirían pero la nación podría fortalecerse.

Los demagogos, defraudadores y racistas a cargo del gobierno federal repartieron equipos para salvar vidas a cambio de la alabanza pública y el apoyo político. Los ricos podían contar con una cuarentena de lujo y una excelente atención médica mientras otros trabajaban en peligro. Los supuestos expertos en salud pública dijeron a los estadounidenses durante semanas de la pandemia que siguieran yendo al trabajo sin máscaras, y dijeron que estaríamos bien si cantábamos una canción alegre mientras nos lavábamos las manos.

Una lección de la pandemia debería ser que no podemos contar con la autoridad, pero sí con la comunidad. Deberíamos tomar lo que podamos de este momento y correr hacia la liberación individual y colectiva.

Sigue usando la máscara cuando la transmisión del Covid sea una amenaza, y sigue usándola en otros momentos si quieres. Cuanto más comunes sean las máscaras, mayor será la frustración para el capitalismo de vigilancia y el estado policial. Las mascarillas pueden disminuir la propagación de enfermedades que son molestas para la mayoría y peligrosas para algunos. Las máscaras pueden reducir los irritantes del aire como el polen y las partículas.

El cambio a las reuniones en línea y al trabajo desde casa ha tenido aspectos positivos y negativos, y depende de los trabajadores hacer que funcione para ellos. Para muchas personas discapacitadas es un gran avance y ha hecho que los desplazamientos al trabajo sean menos pesados. Sin embargo, el esfuerzo desordenado por llevar la oficina a casa ha sido difícil de gestionar para muchos. También existe el peligro de que el control del lugar de trabajo se extienda al hogar, rompiendo los límites del tiempo y el espacio laboral frente al personal. Tomar el control del lugar de trabajo es una parte importante de la toma de control de la jornada laboral, y esto será un reto en los próximos meses.

La lucha de los trabajadores por ser tratados con respeto puede convertirse en una de las luchas de mayor alcance del año. Ya sea mediante acciones informales, como la salida de toda la plantilla de una tienda dejando notas que describen su frustración, o mediante campañas sindicales o acciones de huelga, los trabajadores de todo el país están ejerciendo más poder. Una acción audaz de los trabajadores puede traer consigo salarios más altos y mejores prestaciones, lo que supondría una enorme mejora para las personas a las que se les ha dicho que no merecen vivir bien. Puede aportar más confianza a los trabajadores y permitirles fijar más sus condiciones de trabajo. Esperemos que las acciones de los trabajadores vayan aún más lejos, y que la gente forme empresas y cooperativas gestionadas por los trabajadores que funcionen en beneficio de los trabajadores y de la comunidad en general.

Puede ser agradable volver a algunas cosas familiares que hacen que la vida parezca normal, pero para construir un futuro mejor es necesario ver dónde estamos y avanzar. Hacia la solidaridad. Hacia la igualdad. Hacia la liberación.




Source: C4ss.org