October 19, 2021
From Center For Stateless Society
210 views


Kevin Carson. Artículo original: Saying the Quiet Part Out Loud de 11 de agosto de 2021. Traducido al español por Camila Figueroa.

Por lo general, los liberales de derecha no dicen directamente que un fuerte poder de negociación por parte de los trabajadores se opone directamente a los intereses capitalistas, y que la reducción del poder de negociación de los trabajadores como tal es buena para el capitalismo. Y seguro que no admiten que consideran el fanatismo como algo bueno cuando es un arma útil contra el trabajo.

Pero en una muestra de honestidad encomiable, Alex Nowrasteh y Benjamin Powell dicen la parte silenciosa en voz alta (“Cómo la inmigración masiva detuvo el socialismo americano”, número de agosto/septiembre de 2021 de Reason).

Dejan claro, con muchas palabras, que ven a los sindicatos como tales como hostiles al capitalismo o moralmente equivalentes al socialismo, y están predispuestos a ver como bueno cualquier cosa que les dificulte la organización. “El gobierno estadounidense crecía más lentamente cuando el número de inmigrantes era alto, y la afiliación sindical era menor cuando la inmigración era mayor”. Celebran explícitamente los hechos de que la xenofobia facilitó la demagogia contra el “socialismo”, y que las barreras lingüísticas dificultaron la organización de los sindicatos.

Es irónico que los autores, en el proceso de su argumentación, confiesen inadvertidamente que el viejo argumento de la derecha libertaria de que el capitalismo socava el racismo es una tontería. Llegan a citar a Engels como autoridad, al argumentar que el racismo y la xenofobia sirven al capitalismo al dividir a los trabajadores entre sí.

Friedrich Engels escribió que los inmigrantes en Estados Unidos “están divididos en diferentes nacionalidades y no se entienden entre sí ni, en su mayor parte, el idioma del país”. Además, la “burguesía estadounidense sabe… cómo enfrentar a una nacionalidad con la otra: Judíos, italianos, bohemios, etc., contra alemanes e irlandeses, y cada uno contra el otro”. Argumentaba que la inmigración abierta retrasaría la revolución socialista durante mucho tiempo, ya que la burguesía estadounidense entendía que “‘habrá muchos más, y más de los que queremos, de estos malditos holandeses, irlandeses, italianos, judíos y húngaros’; y, para colmo, John Chinaman está en el fondo”.

De hecho, los empacadores de carne y los siderúrgicos estadounidenses de finales del siglo XIX y principios del XX contrataron intencionadamente a trabajadores de diversos orígenes nacionales, étnicos y raciales para inhibir su capacidad de formar sindicatos: Una mayor diversidad de orígenes aumentaba los costes de transacción para organizar a los trabajadores.

En otras palabras, esencialmente confirman el argumento del marxista Harry Braverman, en Labor and Monopoly Capitalism, de que la segmentación del mercado laboral basada en la raza, o cualquier otro factor que divida a los trabajadores entre sí, aumentará el poder de negociación del capital a expensas del trabajo al socavar la solidaridad laboral.

Nowrasteh y Powell también celebran el fanatismo antiinmigrante de los nativos porque uno de sus efectos prácticos fue socavar el apoyo al socialismo.

Aunque la inmigración aumentó el número de socialistas en Estados Unidos, también incrementó la percepción de que el socialismo era una ideología ajena y extranjera que era claramente antiamericana.

Antes de la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, el Partido Socialista obtuvo su mayor porcentaje de votos en estados con poca población nacida en el extranjero, como Nevada, Oklahoma, Montana y Arizona.

Esto es increíblemente 1) estúpido y 2) moralmente insolvente, incluso para la Razón. Nowrasteh y Powell celebran explícitamente la xenofobia y el racismo por su utilidad estratégica para los capitalistas en la lucha contra el trabajo en el terreno económico y político.

No hay razón alguna para dudar, basándose en su apoyo explícito a la explotación estratégica del fanatismo en este artículo, que también celebrarían la cultura de Jim Crow y el racismo anti-negro en el sur, si (por ejemplo) causaran la fragmentación de los sindicatos de aparceros o hicieran más difícil la organización.

Por otra parte, es bastante sugerente que también mencionen la xenofobia imperante tras la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial. La hostilidad antiinmigrante azuzada por la administración Wilson hizo que los sindicatos y el socialismo fueran atacados como doctrinas extranjeras sediciosas. Es un salto bastante corto desde la celebración de la xenofobia porque socavaba el apoyo a los sindicatos y al socialismo, hasta el apoyo a la ola de autoritarismo de la “Vieja Gloria”, la “Lealtad” y el “100% americanismo” que equiparaba de forma similar el radicalismo con las influencias extranjeras. Y la ola de xenofobia que socavó el sindicalismo y el socialismo, recuerden, nos dio no sólo el “repollo de la libertad” sino también el encarcelamiento masivo bajo cargos de sedición de cualquiera que se opusiera a la guerra o se resistiera al reclutamiento.

Francamente, no me cuesta en absoluto imaginar a Nowrasteh y Powell celebrando a los camisas negras de Mussolini por su eficacia contra las ocupaciones de fábricas en Turín, al Klan en el sur y a los escuadrones de la muerte en Centroamérica por su empleo similar contra el radicalismo, o el nombramiento de Hitler como canciller por parte de Hindenburg. Si trazan la línea por debajo de esas cosas, me alegro. Pero esa línea sería completamente inconsistente con los principios éticos implícitos en su artículo.




Source: C4ss.org