August 20, 2021
From Center For Stateless Society
188 views


De Kevin Carson. Título original: The Status Quo is a Government-Contrived Labor Surplus, 30 de junio 2021. Traducido al español por Camila Figueroa.

A menos que hayas estado bajo una roca el último mes o seas un abstemio total de las redes sociales, habrás visto a algunas de las peores personas de la tierra quejándose de que “¡ya nadie quiere trabajar!” De hecho, es tan grande la indignación de muchos que sólo poner carteles de enfado en el escaparate de sus establecimientos comerciales podría expresarla suficientemente.

Aunque es cuestionable el atractivo del mensaje para los posibles empleados, no hay duda de que su malestar ha contribuido enormemente a que gente como yo disfrute en Twitter y Facebook.

Pero ahora han encontrado un campeón en Richard Ebeling, del American Institute for Economic Research (AIER). No es exactamente una sorpresa; promover los intereses de la peor gente del mundo es, después de todo, la misión del AIER. Pero para Ebeling es algo más que una cuestión de deber. Una noche, no hace mucho, como cuenta (“La escasez de mano de obra es una escasez provocada por el gobierno”, AIER, 14 de junio), se convirtió en algo personal. Deseando sólo disfrutar de una comida en un restaurante con su esposa, vio sus esperanzas frustradas por los inútiles que se negaron a aceptar el empleo en las condiciones que el empleador consideraba oportuno ofrecerles.

Sin duda, no sólo Ebeling, sino también el propietario del restaurante tailandés en cuestión -heredero de aspirantes a empleadores igualmente despreciados por pícaros robustos y hombres sin amo que se remontan a los tiempos de los Tudor- habría simpatizado con Hines, el agricultor de treinta mil acres en Las uvas de la ira que decía “¡Un rojo es cualquier hijo de puta que quiere treinta centavos la hora cuando nosotros pagamos veinticinco!”.

En cuanto a Ebeling, quiere dejar claro que esta falta de personal suficiente para el servicio de mesa no se produjo sin más. Ha sido inventada. ¡Por el gobierno! La cena del Sr. Ebeling no murió, fue asesinada. Y las personas que la mataron tienen nombres y direcciones.

A primera vista, es un enigma por qué hay tantos puestos de trabajo vacantes. “Hay muchos puestos de trabajo vacantes; es un fallo de un buen número de personas empleables que no están interesadas en ocupar los puestos que los empresarios querrían cubrir. ¿Por qué?”

Algunos han argumentado que se debe a que los empresarios son demasiado baratos; es decir, no están dispuestos a pagar un salario lo suficientemente alto como para atraer a los trabajadores desempleados de nuevo a la fuerza laboral activa. El problema de esta última explicación es que no aclara por qué el salario “x” con el que algunos de estos trabajadores estaban dispuestos a trabajar hace 15 meses es ahora inaceptable poco más de un año después, dada la pérdida de ingresos experimentada durante todo ese tiempo.

La verdadera respuesta, según él, es que, debido a las prestaciones de desempleo ampliadas y superiores a la media, los trabajadores cobran tanto -o a veces más- por quedarse en casa que por trabajar.

Pero Ebeling lo entiende al revés. Lo artificial es el statu quo capitalista. Mejor hubiera preguntado por qué, en el estado de cosas anterior -que él considera normal-, la gente se arrastraba diariamente a trabajos que temía con toda su alma. La respuesta, por supuesto, es que era la única alternativa a la falta de vivienda o al hambre.

Pero es esa situación anterior, a la que anhela volver, la que fue ideada por el gobierno. Era una plenitud laboral creada por el gobierno, resultante de una escasez de acceso de la clase trabajadora a los medios de producción creada por el gobierno.

El estado de cosas que Ebeling considera el capitalismo normal sólo es posible gracias a siglos de violencia estatal. Se fundó con la violencia estatal y sigue existiendo gracias a la violencia estatal actual.

En Inglaterra comenzó con la confiscación de las tierras de cultivo en los campos abiertos a finales de la Edad Media y principios de la Edad Moderna, y su cercamiento como pasto para las ovejas. Los campesinos fueron despojados de sus derechos consuetudinarios de acceso a la tierra, alquilados y desalojados. Durante todo este proceso, las clases empleadoras recurrieron a la violencia del Estado para obligar a los nuevos jornaleros sin tierra a trabajar a cambio de un salario en cualquier condición que se les ofreciera, con latigazos, mutilaciones y peonaje para los que se negaran. El robo de tierras continuó con los cercamientos parlamentarios de pastos comunes y baldíos en el siglo XVIII y principios del XIX.

Los empresarios capitalistas siguieron confiando en los controles sociales totalitarios del Estado para imponer la disciplina a la mano de obra. Las Leyes de Combinación funcionaban como un sistema de pasaporte interno. Además de las Leyes de Combinación, el Estado también prohibió la libre asociación entre los trabajadores al criminalizar las sociedades de socorros mutuos y las sociedades de beneficencia, por temor a que se convirtieran en caldo de cultivo para el radicalismo o a que sus beneficios se utilizaran como fondos de huelga de facto. Como describieron J.L. y Barbara Hammond, la sociedad inglesa fue ““hecha pedazos… y reconstruida de la manera en que un dictador reconstruye un gobierno libre”“.

Mientras tanto, a medida que el capitalismo se extendía, los derechos consuetudinarios de los campesinos a la tierra fueron anulados primero en Europa y luego en las partes del mundo colonizadas por Europa. En un caso tras otro -el asentamiento permanente de Hastings en Bengala, el sistema de haciendas en América Latina, y así sucesivamente, en todo el mundo colonizado- se robó a la gente común su derecho al autoempleo en la tierra para que trabajara para los empleadores capitalistas.

En cuanto a la llamada era del “laissez-faire”, los controles sociales tan estrictos, la esclavitud, los aranceles, etc., no se abolieron porque la gente se diera cuenta de repente de que eran malas ideas, porque entendieran mejor la economía. No, el Estado capitalista dejó de hacer estas cosas porque ya no eran necesarias. Los sistemas de poder que habían sido necesarios para crear estaban firmemente establecidos. ¿Qué necesidad había de barreras comerciales, por ejemplo, cuando los británicos habían consolidado la mitad de los recursos y mercados del mundo bajo el control de su Imperio, su flota mercante tenía el monopolio del transporte marítimo dentro de él y habían suprimido completamente cualquier amenaza de competencia de la industria textil india?

Mientras tanto, a pesar de las pretensiones de laissez-faire, el Estado continuó imponiendo las escaseces artificiales y los derechos de propiedad artificiales que eran lo más importante para la supervivencia del capitalismo. Hasta el día de hoy, hace valer los títulos de propiedad ausentes en nombre de los herederos y cesionarios de los ladrones descritos en los párrafos anteriores. El Estado estadounidense y sus aliados mantienen un imperio global para mantener en el poder a los gobiernos que harán valer la titularidad de la tierra y los recursos saqueados bajo el colonialismo, y ayudarán a mantener la mano de obra barata. El Estado refuerza los monopolios de patentes que permiten a las corporaciones globales encerrar la producción subcontratada dentro de los muros legales corporativos, y mantener un monopolio legal sobre la disposición del producto – una forma de proteccionismo de la que el capitalismo global es tan dependiente como el capitalismo nacional lo era del arancel hace un siglo.

El Estado encierra los bienes comunes de crédito, dando así a los propietarios de la riqueza acumulada un monopolio sobre el derecho a proporcionar financiación para la empresa comercial – y por lo tanto en la organización de la actividad productiva. Por eso Elon Musk es alabado como un “genio”, a pesar de no haber diseñado ni inventado absolutamente nada. Su control sobre la función financiera le permite encerrar el trabajo cooperativo y el intelecto social de otros, atribuirse el mérito y extraer rentas de ello.

Un polemista de los intereses de la clase obrera de hace doscientos años -una especie de espejo del universo de Evil Spock de Ebeling- podría haber planteado la pregunta inversa: ¿Por qué los trabajadores estaban más dispuestos a trabajar por un salario después del cercamiento y la expropiación que antes, a pesar de que el salario ofrecido no había aumentado y el precio del pan no había bajado?

La respuesta, de nuevo, es sencilla: Mientras tuvieran acceso a la subsistencia independiente en su cuota habitual de tierra cultivable en el campo abierto, a los pastos comunes y a la madera y la caza en los residuos comunes, los trabajadores no estaban dispuestos a trabajar por los salarios que los empleadores consideraban adecuados. Pero una vez que se les arrebataban esos medios de subsistencia independientes, la elección se convertía en una opción entre aceptar el trabajo por cualquier salario que se ofreciera -por bajo que fuera- o morir de hambre.

De hecho, un problema central de la economía política capitalista, que se remonta a la Fábula de las Abejas de Mandeville, ha sido cómo poner a los trabajadores en una posición en la que la única alternativa a aceptar el trabajo en los términos del empleador es la inanición.

Lograr este estado de cosas era el objetivo consciente de los capitalistas agrarios que agitaron y llevaron a cabo los cercamientos. Sabían, y lo dijeron en voz alta, que mientras la gente pudiera alimentarse en su propia tierra común, se negarían a trabajar para las clases propietarias de la tierra tanto tiempo, tan duro o tan barato como éstas desearan. Sabían, y lo decían en voz alta, que las clases propietarias podían explotar a las clases trabajadoras tan despiadadamente como quisieran, una vez que la única alternativa al empleo era la muerte por hambre.

Realmente lo decían en voz alta. He aquí algunos ejemplos de la literatura polémica contemporánea de las clases propietarias en Inglaterra durante el período de los cercamientos parlamentarios:

Un panfletista de 1739 argumentaba que “la única manera de hacer que las clases inferiores fueran templadas y laborioss… era ‘someterlos a la necesidad de trabajar todo el tiempo que pudieran prescindir del descanso y el sueño, para procurarse las necesidades comunes de la vida’”.

Un tratado de 1770 llamado “Ensayo sobre el comercio” advertía que “el pueblo trabajador nunca debe creerse independiente de sus superiores…. La cura no será perfecta, hasta que nuestros pobres manufactureros se contenten con trabajar seis días por la misma suma que ahora ganan en cuatro días”.

Arbuthnot, en 1773, denunció a los comuneros como “un argumento para su ociosidad; ya que, exceptuando a algunos, si les ofreces trabajo, te dirán que deben ir a buscar sus ovejas, a cortar las pieles, a sacar su vaca de la perrera, o tal vez, digan que deben llevar su caballo a herrar, para que los lleve a una carrera de caballos o a un partido de cricket”.

John Billingsley, en su Informe sobre Somerset de 1795 a la Junta de Agricultura, escribió sobre el efecto pernicioso del común en el carácter del campesino:  “Al deambular tras su ganado, adquiere el hábito de la indolencia. Se pierden imperceptiblemente cuartos, medios y, a veces, días enteros. El trabajo diurno se vuelve repugnante; la aversión aumenta con la indulgencia; y al final la venta de un ternero o un cerdo a medio alimentar, proporciona los medios para añadir la intemperancia a la ociosidad.”

Bishton, en su Informe sobre Shropshire de 1794, fue uno de los más honestos al exponer los objetivos del Enclosure. “El uso de la tierra común por parte de los trabajadores opera en la mente como una especie de independencia”. El resultado de su cercamiento sería que “los labradores trabajarían todos los días del año, sus hijos se pondrían a trabajar temprano, … y esa subordinación de los rangos inferiores de la sociedad que en los tiempos actuales es tan deseada, quedaría así considerablemente asegurada.”

John Clark, de Herefordshire, escribió en 1807 que los granjeros de su condado “a menudo carecen de mano de obra: la inclusión de los terrenos baldíos aumentaría el número de manos de obra, al eliminar los medios de subsistencia en la ociosidad”.

Suenan un poco como esos restauradores con los carteles de “Nadie quiere trabajar más”, ¿no?

Los sagrados “derechos de propiedad”, a cuya defensa los think tanks de derecha-libertarios como la AIER comprometen sus vidas, fortunas y honor sagrado, son los derechos de propiedad de los herederos y cesionarios de los ladrones que llevaron a cabo estas expropiaciones. La principal exigencia contra la que defienden estos derechos de propiedad es que los herederos y cesionarios de los robados lo recuperen todo.

En Inglaterra, hace 250 años, los portavoces de las clases propietarias solían argumentar que “la nación” se beneficiaría si la mano de obra fuera suficientemente disciplinada para salir de su indolencia, y los salarios se redujeran de manera que los trabajadores se vieran obligados a trabajar seis días por la misma subsistencia que antes les proporcionaban los pobres. No importaba que para la abrumadora mayoría de la población, que se veía obligada a trabajar por un salario, eso no fuera en absoluto un beneficio.

Como muestra de que las cosas no han cambiado, y que los “libertarios” de derechas de hoy en día han tomado el manto de las mencionadas clases propietarias del siglo XVIII, Reason publica hoy un comentario con el título “California y Nueva York son los que más ganan con la cancelación de las pagas extras por desempleo”. Todo el asunto no es más que informes elogiosos sobre la cantidad de gente que se vio obligada a aceptar trabajos bajo las condiciones de los patrones cuando se cancelaron las pagas extras. Ahora bien, puede que se te haya ocurrido que los trabajadores se están beneficiando de las pagas extras en este momento porque las empresas se están viendo obligadas a subir los salarios y a hacer el trabajo más atractivo, y que los trabajadores son la inmensa mayoría de la gente real en California y Nueva York. Pero cuando los “libertarios” de derechas dicen que California y Nueva York salen ganando, por supuesto que se refieren a los propietarios y empresarios de Nueva York, al igual que sus antepasados espirituales cuando hablaban de “la nación” hace 250 años.

Ebeling escribe que programas como los pagos por desempleo crean “un falso ‘coste de oportunidad’ para aquellos que se encuentran en estas categorías laborales en términos de su intercambio entre trabajar y no trabajar”.

Digo “falso” por el hecho de que si no existieran estos programas redistributivos, los trabajadores menos cualificados tendrían que sopesar de forma diferente los ingresos a los que renuncian por no aceptar un empleo remunerado frente a no ganar nada. En cambio, mientras este tipo de programas estén en vigor, básicamente establecen un “suelo” por debajo del cual se pierde más por trabajar que por aceptar un empleo.

Pero, de nuevo, lo entiende al revés. Fue el Estado, en alianza con los empresarios capitalistas, el que distorsionó el cálculo del coste de oportunidad al destruir el suelo por debajo del cual se perdía más trabajando que aceptando un empleo.

Pero, de nuevo, lo entiende al revés. Fue el Estado, en alianza con los empresarios capitalistas, el que distorsionó el cálculo del coste de oportunidad al destruir el suelo por debajo del cual se perdía más trabajando que aceptando un empleo.

Ebeling continúa con una homilía sobre cómo funcionan naturalmente las cosas “en el mercado libre competitivo”, en contraposición a las “escaseces artificiales” y las “plenitudes artificiales” que crea el gobierno. Deja claro que, en su concepción de las cosas, es la actual falta de voluntad de los trabajadores para aceptar trabajos con el salario existente lo que constituye la “escasez artificiosa”, en contraposición al anterior estado de cosas naturalmente competitivo del “mercado libre” en el que los trabajadores aceptaban cualquier trabajo que se les ofreciera y estaban por Dios agradecidos. Siempre son las transferencias de ingresos de los ricos a los pobres las que distorsionan las cosas, y la situación que de otro modo prevalecería si el poder de negociación del trabajo no se incrementara artificialmente a expensas del capital es natural. Si no fuera por toda esta intervención socialista del gobierno en favor de los trabajadores, podríamos volver al estado natural de “libre mercado” competitivo en el que las cosas fueran mejor para los empresarios y peor para los trabajadores.

El argumento de Ebeling es esencialmente una versión ligeramente más intelectualizada de la “Teoría del pleno empleo rápido como el infierno” de Robert J. Ringer: elimine las prestaciones sociales, los cupones de alimentos y el seguro de desempleo, y todo el mundo conseguirá un trabajo rápido como el infierno.

Pero la verdad es exactamente lo contrario. El papel del Estado en el capitalismo es crear una plenitud de trabajadores que compitan por los puestos de trabajo disponibles, lo cual es artificial, no natural. La principal forma de intervención del gobierno es hacer que las alternativas al trabajo asalariado sean artificialmente inaccesibles para la mano de obra, y hacer que los medios de producción sean artificialmente escasos. La dirección central de la intervención del Estado capitalista ha sido imponer rentas de escasez artificial sobre la tierra, el capital y el crédito, y facilitar la extracción de rentas por parte de las clases propietarias. El flujo predominante de ingresos facilitado por el Estado ha sido abrumadoramente de los pobres a los ricos.

Cualquier flujo de ingresos que se produzca en la dirección opuesta – bienestar, leyes de salario mínimo y similares – es totalmente secundario y refleja la respuesta del Estado capitalista a los imperativos de supervivencia del propio capitalismo.

Así que la realidad es directamente contraria al marco de la derecha libertaria de un sistema “normal” en el que el capital se acumula en unas pocas manos, los medios de producción son de propiedad ausente, y la mayoría de la gente trabaja por un salario, con interrupciones ocasionales por la intervención del gobierno que debilita la prerrogativa de los empresarios y hace que las cosas sean un poco menos mierdosas para los trabajadores.

Lo que Ebeling considera normal, el equilibrio de poder entre trabajadores y empresarios que prevalecía antes de la ampliación de las prestaciones por desempleo, es la situación construida artificialmente. El estado de cosas del que se queja, como supuesto resultado de la ampliación y extensión de las prestaciones por desempleo, es sólo una pálida imitación del estado de cosas que prevalecía de forma natural antes de los cierres.

Así vemos, en el fondo, la verdadera naturaleza del proyecto de la derecha libertaria: enmarcar como “natural” o “voluntario” un sistema que fue coercitivo en sus fundamentos y sigue siendo coercitivo en su lógica central. Para ver lo que quiero decir, basta con hacer un pequeño experimento mental. Lean el miserable panfleto “Yo, Lápiz”, que supuestamente es una celebración de la magia que produce el “intercambio voluntario” al reunir los componentes de un lápiz de todo el mundo. Mientras lo lees, detente cada vez que veas algún material concreto mencionado y presta atención a su procedencia. Presta especial atención si se trata de un recurso natural de una zona que fue colonizada por un estado colono como Estados Unidos, o por un imperio colonial europeo, en la época en que Leonard Read lo escribió o poco antes.

Cuando digo que el liberalismo de derechas trata de enmarcar un sistema creado por la violencia y la coerción como “voluntario”, no es sólo una frase de usar y tirar. Es algo que no se puede enfatizar lo suficiente. Está en el corazón del proyecto ideológico capitalista. La ideología capitalista está llena de fábulas infantiles, robinsonadas y cuentos de justicieros: la propiedad privada surgió de la apropiación pacífica y la separación del común a través de la mezcla de trabajo; las economías dominadas por la producción de mercancías para el nexo del efectivo surgieron como resultado de la “propensión humana al camión, el trueque y el intercambio”; el dominio de la moneda en especie fue una respuesta natural y espontánea al problema de la “doble coincidencia de necesidades”. Etc.

Para cualquiera que sea genuinamente libertario -es decir, que esté interesado en maximizar la capacidad de acción individual frente a las instituciones autoritarias como el Estado y el capital, en contraposición al tipo de “libertarios” que defienden servilmente la riqueza de los ladrones y un modelo artificial de “propiedad privada” impuesto por los primeros estados modernos-, el objetivo debería ser aumentar la capacidad de los trabajadores para negarse a trabajar hasta que se les pague mejor, o para vivir cómodamente con menos trabajo asalariado o sin él.

Cosas como las estancias de desalojo, el desempleo extendido, el bienestar, los salarios mínimos y similares, son lo que sucede cuando las formas de privilegio impuestas por el Estado capitalista se vuelven desestabilizadoras, y el Estado (como comité ejecutivo de los intereses del capital) debe intervenir para evitar que la falta de vivienda, el hambre y el colapso de la demanda agregada destruyan el capitalismo. Estas intervenciones secundarias dejan a los trabajadores en mejor situación que si no existieran, pero no son ni de lejos iguales a la cantidad de robos que sufren los trabajadores a través de las intervenciones primarias del Estado para imponer privilegios a los capitalistas y a los propietarios.

Ciertamente no voy a agitar la eliminación de tales intervenciones secundarias hasta que se eliminen las primarias, porque no son más que un límite del Estado al abuso de sus propias concesiones de poder. Mientras las concesiones de poder y privilegio sigan en vigor, aplaudiré cualquier forma que encuentren los trabajadores de aprovecharlas para su propio empoderamiento.

Pero, como ya he dicho, el escaso poder que tienen los trabajadores gracias a los beneficios de los que se queja Ebeling no es más que una pálida y débil sombra del poder que tenían antes de que les robaran el Estado y el capital en connivencia. Nuestro objetivo debería ser deshacer el robo en sí mismo: anular los títulos ausentes que no se basan en la ocupación y el uso, derribar los recintos de los bienes comunes de crédito que dan a los propietarios de la riqueza el monopolio de la provisión de la liquidez necesaria para financiar la empresa productiva, y devolver al trabajo la posesión de lo suyo.

Nuestro objetivo, en resumen, debería ser el estado de cosas del que se quejan Ebeling y esos empleadores malhumorados: un estado de cosas en el que los trabajadores establecen las condiciones y están en posición de retener su trabajo hasta que se cumplan esas condiciones, sólo que más, en todas partes y todo el tiempo.




Source: C4ss.org