July 9, 2021
From Center For Stateless Society
186 views


De Sean Swain. Artículo original: Security Threat Groups: The Industry Of Gangs de 12 de abril 2021. Traducido al español por Camila Figueroa.

En las prisiones de Ohio, casi todo el mundo está en una pandilla, esté o no en una pandilla. Si eres un prisionero de Ohio y no estás en una pandilla, los administradores de la prisión te pondrán en una. Y si no hay una pandilla para ti, crearán una nueva.

La razón es que se trata de una estafa federal de subvenciones en bloque. Así es como funciona:

El Departamento de Justicia de EE. UU. mantiene una especie de base de datos sobre lo que llama “Grupos de Amenaza de Seguridad”, o STG, que no debe confundirse con las ETS, o “Enfermedades de Transmisión Sexual”. El Departamento de Justicia no vigila la clamidia ni la gonorrea. Todavía. Al menos, que yo sepa.

Lo que sí vigila, los Grupos de Amenaza de Seguridad, incluye grupos como los Bloods, los Crips, los Gangsta Disciples, la Hermandad Aria. Esos son los grupos más grandes y reconocidos como Grupos de Amenaza a la Seguridad.

Así pues, para controlar a estos grupos, el Departamento de Justicia de EE. UU. concede lo que denomina “subvenciones en bloque” a los estados. Los estados que, como Ohio, participan en el programa de vigilancia de los STG, mantienen una base de datos que comparten con el Departamento de Justicia, con archivos sobre los miembros de las pandillas y sus actividades. Por cada miembro de la pandilla que el estado vigila, el Departamento de Justicia asigna una determinada cantidad de fondos.

Cuantos más miembros de las pandillas, más dinero recibe el sistema penitenciario estatal.

En los años 90, había un puñado de pandillas o Grupos de Amenaza de Seguridad. Cada una de esas pandillas tenía un puñado de miembros bastante visibles. En cada prisión había un investigador cuyo trabajo era principalmente otro, que mantenía archivos sobre estas pandillas.

Desde entonces, con la disponibilidad de subvenciones federales en bloque, ahora tenemos aparentemente cientos de grupos de amenaza a la seguridad, algunos de ellos con sólo dos o tres miembros, todos registrados en la base de datos informática. Tenemos aparentemente decenas de miles de miembros de pandillas llenando las prisiones de Ohio. Y tenemos no uno, sino dos investigadores empleados a tiempo completo en cada prisión de Ohio, con sus salarios cubiertos por los fondos de la subvención en bloque; los gastos de sus oficinas cubiertos por los fondos de la subvención en bloque; su hardware informático para llevar a cabo su trabajo cubierto por los fondos de la subvención en bloque.

Las pandillas son una industria.

Conozco a presos que han sido catalogados como miembros de pandillas por el simple hecho de haber crecido en una zona específica donde la mayoría de los niños se unen a un grupo concreto, o por recibir correo basura de una organización que no figura como pandilla. Un amigo mío judío estuvo en secreto como pandillero de los Panteras Negras durante años sin ninguna razón y ni siquiera lo sabía.

Recordaran que yo fui encasillado en 2012 como “líder” del Ejército de los 12 Monos -una organización sin organización-, sobre la base de que mi “ideología” coincidía con la suya. Así que, como imagino un mundo sin líderes, me convertí en líder de una organización que no tiene organización.

Nada de esto parece dudoso para los que mantienen los archivos.

En todo esto, son los propios investigadores -los que se ven recompensados con la seguridad laboral por la existencia de bandas y pandilleros- los que hacen la validación de las pandillas y los pandilleros. Es decir, los investigadores deciden qué es un “grupo de amenaza para la seguridad”, y deciden qué organizaciones se ajustan a esa definición, y luego deciden además qué significa “pertenecer” al grupo y qué constituye una “prueba” de “pertenencia”.

Algunas religiones han sido validadas como grupos de amenaza para la seguridad. Algunos presos han sido validados como miembros por “asociarse” con el otro preso que los funcionarios de prisiones asignaron a la misma celda. Así, saludar al preso que fue trasladado a tu celda podría convertirte en miembro de su pandilla… que podría ser “Los Presbiterianos” si el investigador de la prisión resulta ser un bautista del sur demasiado sectario.

Esencialmente, la base de datos del Grupo de Amenaza de Seguridad es como una caja registradora. Cada vez que un investigador de la prisión pulsa el teclado, sale otro cheque.

Los tirantes de sus hijos y la educación universitaria dependen de que estos investigadores amplíen constantemente el número de bandas y miembros de pandillas a vigilar, por lo que las pandillas proliferan… aunque no lo hagan. Y ten en cuenta que estas chaquetas de pandilleros no se borran al salir de la cárcel. Oh, no. Esta es una base de datos federal. Así que, si te ponen una chaqueta de pandillero en la cárcel como el gran poo-bah de la pandilla bananera, exista o no, cuando salgas, ese policía local que te detiene puede marcar tu número de matrícula y obtener una alerta de que probablemente estás armado y eres peligroso. Tu sobrino en edad de ir al instituto, que te pidió prestado el coche para llevar a su novia al cine, puede verse rodeado por equipos SWAT y francotiradores por culpa de una luz trasera rota.

Recientemente, los Juggalos demandaron al Departamento de Justicia cuando éste se negó a sacar a los Juggalos de su base de datos de grupos de amenaza a la seguridad. Por si no lo sabes, los Juggalos son fans de un grupo de rap llamado Insane Clown Posse. Los Juggalos generalmente se visten como payasos y beben muchos refrescos de la banda Faygo. Eso es lo suyo. Pero, según los investigadores de la prisión, su proclividad a escuchar la misma música y a disfrutar de los mismos refrescos y a compartir aparentemente la misma subcultura los convierte en un grupo que amenaza la seguridad.

Su demanda está actualmente pendiente. Mientras tanto, hagas lo que hagas, no dejes escapar a los investigadores de la prisión si disfrutas de los refrescos Faygo.

Este es el prisionero anarquista Sean Swain del Correccional Warren en Lebanon, Ohio. Si está en la base de datos del grupo de amenazas de seguridad federal, tu ERES la resistencia…

Sean Swain A243-205




Source: C4ss.org