May 29, 2021
From Center For Stateless Society
334 views


De Cayce Jamil. ArtĂ­culo original: Status Hierarchies: Tacit Consent and Performance Expectations. Traducido por Diego Avila.

Lo que mantiene unidos a todos los diferentes tipos de socialistas libertarios es la creencia de que minimizar la jerarquĂ­a genera mĂĄs libertad e igualdad. Sin embargo, la jerarquĂ­a es una palabra grabada en la ambigĂŒedad. Los tĂ©rminos “poder” y “estatus” se utilizan sin cuidado. HistĂłricamente, los socialistas libertarios, con algunas excepciones notables, han tendido a ser sĂłlo crĂ­ticos con las jerarquĂ­as de poder. Las feministas y los teĂłricos de la raza llevan mucho tiempo argumentando que las jerarquĂ­as de estatus estĂĄn activas en las interacciones cotidianas. Se argumenta que el estatus se ejerce en la vida cotidiana. El hecho de que se interprete implica que existe un consentimiento tĂĄcito respecto a la jerarquĂ­a establecida que se promulga. Las creencias culturales relacionadas con el estatus son interiorizadas por todos los individuos de una sociedad. Las jerarquĂ­as de estatus funcionan de forma muy diferente a las jerarquĂ­as de poder.

Como se ha mencionado, los anålisis sobre la jerarquía se han centrado generalmente en el poder y la autoridad. El poder se refiere al control sobre los recursos o los individuos. Aunque el poder puede adoptar la forma de pura fuerza, generalmente se convierte en autoridad. La autoridad se da cuando las relaciones de poder se han legitimado y la gente acepta la desigualdad de poder como vålida. Por ejemplo, la institución de la propiedad se basa en el poder. Los derechos de propiedad son aplicados por un organismo centralizado (el Estado). El Estado hace cumplir todos los acuerdos de propiedad dentro de sus fronteras, pero también autoriza a otros a tomar el control de la propiedad.

El estatus, por otro lado, se basa en creencias culturales compartidas relacionadas con el prestigio y la dominación (Cheng et al. 2013). Hay investigaciones sustanciales que sugieren que los humanos que trabajan juntos en grupos casi siempre se organizan espontåneamente en una estructura jerårquica duradera de estatus (véase la teoría de los estados de expectativa o la teoría de las características de estatus) y que los humanos atribuyen råpidamente el estatus a los demås. De hecho, investigaciones recientes han revelado incluso que el reconocimiento de la clasificación se produce generalmente en dos décimas de segundo (Chiao et al. 2008).

Las creencias culturales relacionadas con el estatus ayudan a explicar la persistencia de la desigualdad de grupo en toda la sociedad. El estatus refleja las creencias que se dan por sentadas en una sociedad en relaciĂłn con la valĂ­a o la competencia de un grupo en comparaciĂłn con otro. Ejemplos comunes de caracterĂ­sticas de estatus que se aplican a casi todas las interacciones son el gĂ©nero, la raza, la edad y la clase. Aunque las creencias sobre el estatus se basan en las condiciones materiales de la sociedad, son una forma independiente de desigualdad. Incluso cuando las condiciones materiales se han nivelado, hay un desfase en las creencias de estatus que mantienen intacta la desigualdad. De ahĂ­ el infame fenĂłmeno del “techo de cristal” (Ridgeway 2014).

Las jerarquĂ­as de estatus se han estudiado en profundidad en grupos de tareas como los jurados. Las expectativas de rendimiento del grupo surgen en funciĂłn de las caracterĂ­sticas de estatus especĂ­ficas y difusas de los interactuantes. Las expectativas de rendimiento reflejan las suposiciones no conscientes que tiene el grupo con respecto a cĂłmo anticipan que los miembros del grupo se desempeñarĂĄn en una tarea grupal. Las caracterĂ­sticas de estatus especĂ­ficas se refieren a las expectativas de cĂłmo actuarĂĄ un individuo en situaciones especĂ­ficas. Las caracterĂ­sticas difusas, sin embargo, no se limitan a ninguna situaciĂłn especĂ­fica, sino que se aplican a una serie aparentemente interminable de situaciones de trabajo. Las caracterĂ­sticas difusas de estatus, como el gĂ©nero, la raza, la clase y la edad, son categorĂ­as sociales que los interactuantes casi siempre imputan al individuo con el que interactĂșan. Los individuos que poseen el estado de ventaja de las caracterĂ­sticas de estatus difusas y/o especĂ­ficas 1) serĂĄn evaluados mĂĄs positivamente; 2) ejercerĂĄn mĂĄs influencia sobre las decisiones del grupo; 3) tendrĂĄn mĂĄs oportunidades de contribuir; y 4) realizarĂĄn mĂĄs tareas (Berger et al. 1998). Por tanto, las jerarquĂ­as de estatus actĂșan como profecĂ­as autocumplidas (Merton 1948).

Al igual que las jerarquías de poder, las jerarquías de estatus son observables a través de patrones de comportamiento. Las jerarquías de estatus se dan por supuestas en la medida en que los individuos no se dan cuenta de que las estån aplicando. Incorporar el estatus en los anålisis críticos de la jerarquía para comprender cómo se promulga en la vida cotidiana el comportamiento jerårquico relacionado con el género, la raza, la edad y la clase. Las creencias sobre el estatus sirven para legitimar la desigualdad material en toda la sociedad.

Referencias:

‱Berger, Joseph, Cecilia L. Ridgeway, M. Hamit Fisek, and Robert Z. Norman. 1998. “The legitimation and delegitimation of power and prestige orders.” American Sociological Review 63(3): 379-405.

‱Cheng, Joey T., Jessica L. Tracy, Tom Foulsham, Alan Kingstone, and Joseph Henrich. 2013. “Two ways to the top: Evidence that dominance and prestige are distinct yet viable avenues to social rank and influence.” Journal of Personality and Social Psychology 104(1).

‱Chiao, Joan Y., Tokiko Harada, Emily R. Oby, Zhang Li, Todd Parrish, and Donna J. Bridge. 2009. “Neural representations of social status hierarchy in human inferior parietal cortex.” Neuropsychologia 47(2): 354-363.

‱Merton, Robert K. 1948. “The self-fulfilling prophecy.” The Antioch Review 8(2): 193-210.

‱Ridgeway, Cecilia L. 2014 “Why status matters for inequality.” American Sociological Review 79(1): 1-16.




Source: C4ss.org