June 12, 2021
From The Free
179 views


la Cecilia.

Fundada en 1890 en el municipio de Palmeira Paraná, Brasil, por un grupo de libertarios entre los que destacó Giovanni Rossi, llegó a alojar más de 250 colonos que se repartían el trabajo agrícola y las tareas de mantenimiento.
Ocupó 80 acres de tierra de un área cedida por el emperador Pedro II poco antes de la proclamación de la República. Se construyeron un barracón colectivo y veinte individuales, la escuela, molino, estanques, pabellón colectivo que incluía un consultorio médio y almacén.

La Cecilia: en Español con Subtitulos en English, Français, Italiano…

Se vivía según los principios anarquistas de no coerción y cooperación. Duró cuatro años entre otros motivos por la escasez de recursos, la hostilidad de comunidades vecinas profundamente católicas y de las autoridades así como problemas de la convivencia en especial en lo referente al amor libre

La Cecilia, una imagen real del sueño libertario

Por Pepe Gutiérrez-Álvarez Publicado el 7 Jun, 2021 *SUMARIO DEL TEXTO EDITADO original aquí kaosenlared.net/la-ce..

………. La Cecilia. Se pueden contar con los dedos de las manos las películas que abordan experiencias -históricas o de ficción- sobre el sueño de los trabajadores y de los oprimidos por crear la «ciudad ideal», un lugar en el que reina la libertad e igualdad, algo que, entre camaradas, puede parecer bastante asequible si no fuese por los deshacedores de la tierra.

Una de las pocas es La Cecilia (1975), primer largometraje de Jean-Louis Comolli, reputado crítico y teórico francés, profesor de cine en la Universidad de París (UER Filosofía y Estética), autor de diversos documentales y películas.

Sin grandes pretensiones, Comolli cuenta un hecho histórico revelador, el de unos anarquistas italianos que liderados por Giovanni Rosi iniciaron en el Brasil del emperador y con el permiso de éste la experiencia de una comuna anarquista.

No se trata pues de una anécdota cualquiera, ya La Internacional lo deja claro: Ni dioses, ni reyes ni tribunos…Sin embargo, Pedro II (1825-1891) fue, al menos en un principio, un singular emperador reformista aunque fue derrocado por una revuelta popular que instauró la República en 1889. …

Una comuna anarquista en la que proponía la vida sin leyes, sin propiedad, sin valores morales, sin amos ni esclavos que trató de aplicar en la Colonia Cooperativa Agrícola de Cittadella.

Los prime­ros colonos son representativos de los grupos sociales fundamentales: campesinos, obreros, artesanos, intelectuales y la enfermera Olimpia.

Todos trabajan juntos con entusiasmo. Sus contactos con la socie­dad cuasi feudal del Brasil, con una colonia de emigrantes polacos, son esporádicos. Rosi regresa a Italia con el fin de extender la expe­riencia a sus compatriotas. …..

….. Al final los campesinos marchan con sus familias y sus enseres; los demás son movilizados cuando el país entra en guerra, con lo que sólo les queda o tomar las armas o irse con sus hermanos de lucha. El relato de la construcción de la comuna, el triunfo de la República brasileña que obliga a los comuneros a comprar el terreno todas las vicisitudes son narradas con un tono de humor que no es sino reflejo de las contradicciones que surgen en una experiencia utópica tan singular.

Son muchas las cuestiones que se plantean a través de secuencias donde se  describen la construcción del hogar comunal, el trabajo campesino, las asambleas populares, la educación de los niños, las diferencias entre la pareja protagonista en la vida comunal, las dificultades de convivencia, etc.

Muy importante es la toma de conciencia sobre la familia como instancia que reproduce las estructura de tipo capitalista, como también la opción por el amor libre.

La película subraya las contradicciones en los miembros de «La Cecilia» a la hora de profundizar en su opción libertaria y autogestionaria con generosidad frente al egoísmo de la educación capitalista que lleva a la degeneración de aquellos ideales.

Comolli huye de todo triunfalismo y asume con humildad y pretensión humanista el relato de unos hechos. En este sentido no es un proyecto para ganar adeptos, sino el testimonio de unos hombres que creyeron firmemente en la autodeterminación de su propio destino.

Comolli no hace una reconstrucción histórica, sino, según sus propias palabras «No se trata de un filme sobre la exhumación de un hecho olvi­dado, de una crónica lejana a nosotros, sino, por el contrario, de un filme que considera la historia como lo que nos permite volver a hablar de nuestros problemas con una cierta perspectiva, considerando las experiencias que se han producido y que llevan consigo unas elec­ciones»………

.Comolli examina las relaciones de poder y las contradicciones de ese grupo libertario instalado en La Cecilia desde una postura dialéctica bastante que no incide en el análisis crítico.

El resultado es un testimonio ideológico apasionante…….




Source: Thefreeonline.wordpress.com