August 25, 2021
From Center For Stateless Society
311 views


De Alex Aragona. Título original: There Are No “Anarchist Systems” without Anarchist Fundamentals, de 16 de julio de 2021. Traducido al español por Diego Avila.

Las discusiones sobre la anarquía y el anarquismo a menudo se convierten en puntos de discusión sobre las formas de organizar las estructuras económicas o políticas. Esto no parece ocurrir sólo cuando los escépticos y los cínicos están presentes —también tiende a ser una trampa para aquellos que valoran un futuro sin Estado. Pero es poner el carro delante de los caballos. Tanto si intentas introducir a alguien en las ideas anarquistas como si estás recorriendo tu propio camino intelectual, pensar en la anarquía primero en términos de sistemas y estructuras es un comienzo falso por muchas razones. La más importante, es que se pierden los principios fundamentales.

Sin quererlo, posiciona las ideas anarquistas (y la historia del pensamiento anarquista) como una mera alternativa a los sistemas de organización actuales. De esta manera, se pasa por alto que, en su esencia, el anarquismo es un conjunto fundamental de ideas y valores que comienza con la comprensión de la validez de nuestras vidas y las de nuestros semejantes, y cómo se debe considerar la validez (o la falta de ella) de las interacciones y la dinámica entre las personas (es decir, la jerarquía y la autoridad).

Los anarquistas y los que aprenden sobre el anarquismo deberían dar prioridad a los fundamentos del pensamiento anarquista, y estos principios deberían ser el punto de partida. Dichos fundamentos casi siempre se refieren simple y ordenadamente a cómo uno considera las jerarquías y el poder en general, y cuáles (si es que hay alguna) pueden justificarse a sí mismas. Si no pueden justificar su existencia, no deberían existir. Dicho de otro modo, en el fondo, el anarquista —independientemente de la cuestión social o económica de que se trate— debería aplicar una mirada crítica a: 1) identificar y comprender las jerarquías y las dinámicas de poder, 2) evaluar si dicha jerarquía o dinámica es capaz de justificarse o es justificable, y 3) si no lo es, entonces pedir su desmantelamiento.

La primera y la segunda son relativamente fáciles de navegar —de hecho, una parte orgullosa de muchas áreas de la tradición anarquista es la convicción de que la mayoría de nuestros seres humanos tienen la capacidad de juzgar las interacciones y dinámicas como justas o injustas con el mismo tipo nivel de intuición de base. Es esta intuición la que le dice a todo el mundo (y puede ser extraída de forma accesible) que un padre o tutor que agarra a un niño de tres años antes de que se cruce con el tráfico es un uso justificado de la autoridad y la fuerza. Es esa misma intuición la que nos dice que un padre o tutor que golpea a uno de sus hijos adultos por derramar una bebida en el suelo —y luego afirma que puede hacerlo porque es “su hijo” y puede hacer lo que quiera con él— es un ejercicio de autoridad que no puede justificarse, y que justifica el fin de su autoridad. En última instancia, si cualquier autoridad o dinámica se considera justificable —como el padre que agarra a un niño pequeño para que no cruce la carretera—, entonces la tarea del anarquista es pensar en las condiciones de la fuerza justificada e injustificada, y en cuándo se cruzan los límites entre ambas.

La tercera es un poco más difícil de navegar y, por supuesto, no se limita a la simple declaración de que una autoridad debe ser desmantelada. Cada acuerdo social y económico, institución, etc., que reclama una autoridad que uno mismo no tiene, no es tan sencillo de eliminar como lo sería un mal padre en un experimento mental. Y, muchos argumentarán, que gran parte de lo que se disfruta y se nos proporciona en la sociedad moderna se hace de forma poco justa o incluso profundamente injusta. Si ese es el caso y digamos, un Estado debe ser desmantelado, el anarquista tiene la tarea de entender los efectos o acciones deseables (si es que hay alguno) que son entregados por tal arreglo, institución o dinámica, y luego pensar en cómo se podría disfrutar de lo mismo a partir de arreglos y estructuras construidas a través de acciones voluntarias entre individuos que pueden ser justificadas.

Construir a partir de estos principios fundamentales hace que sea mucho más comprensible y coherente recorrer y lidiar con trabajos anarquistas (o basados en el mercado) más complejos sobre observaciones macroeconómicas y macrosociales. De hecho, es la ausencia de estos principios lo que hace que el anarquismo, en ciertas presentaciones, parezca una especie de conjunto despojado de ideas y propuestas para los marcos sociales y económicos que simplemente no tienen un Estado —y punto.

Pensemos en un contrato entre el propietario de un negocio y un trabajador contratado, en el que se estipula el salario a pagar y las horas de trabajo semanales. Muchos anarquistas de mercado podrían considerar tal acuerdo aceptable e incluso preferible en ciertas circunstancias, pero cuestionable y tal vez perturbadoramente explotador en otras, a la vez que sirve como ejemplo de problemas más amplios con la dinámica de la producción y el comercio (y los amos y asalariados) en la sociedad capitalista moderna. Algunos tienden a confundirse en cuanto a cómo esto podría ser lógicamente coherente, y se encuentran con la conclusión de que los propios anarquistas de mercado están confundidos y, en última instancia, son utópicos inmaduros —que quieren su pastel de mercado mientras se comen también su retórica anarquista (socialista). En realidad, llegar a lo que realmente sucede con cualquiera de estas posturas sin una comprensión de los fundamentos anarquistas discutidos en este ensayo sería extremadamente difícil. Uno se vería arrastrado a muchas direcciones y preguntas diferentes que analizan exactamente por qué tal o cual contrato podría ser válido o no, o cómo uno podría cuestionar la validez de un contrato voluntario. Sólo partiendo de los fundamentos anarquistas se puede establecer un marco de pensamiento que lleve a entender cómo una cosa es un acuerdo de empleo y una dinámica en un entorno de mercado verdaderamente libre, pero quizás otra en el contexto más amplio de una corporatocracia estatal-capitalista.

Estos fundamentos anarquistas suelen estar estrechamente emparejados con la afirmación (o al menos la corazonada) de que son más compatibles con la máxima oportunidad para que los individuos florezcan a su manera, con un mínimo de restricciones. Uno podría ser (al menos yo lo soy) tan audaz como para decir que también son, de hecho, supuestos necesarios, y lo más compatible con las tendencias humanas naturales: la creatividad, la resolución de problemas, el sentimiento de comunidad, la cooperación, la inquisición y el deseo de justicia y equidad.

En última instancia, estos fundamentos son puntos de partida para el pensamiento anarquista. Las discusiones sobre cómo se producirían zapatos asequibles sin el tipo de grandes corporaciones que existen en nuestros sistemas hoy en día; cómo una comunidad podría decidir sobre quién tiene derecho a usar el arroyo comunal y cómo se le permite; qué tipo de estructuras existen para la toma de decisiones en grupo y a qué se aplicarían (y no); todas estas discusiones vienen después de estos fundamentos. Sin ellos tienes una versión superficial de la anarquía en discusión. Esa versión superficial sólo es capaz de hacer una crítica (algunos podrían decir cinismo) que sólo llega a señalar las tendencias negativas de los Estados y los acuerdos actuales en lo que respecta a cuestiones como la fiscalidad —es sólo la versión política y social más radical de decirle a tu madre que salga de tu habitación.

Para ser claros, sí, absolutamente, un aspecto importante del pensamiento anarquista es la crítica aguda contra los sistemas y arreglos actuales, pero eso no es nada sin poder explicar por qué muchos de los arreglos actuales son una afrenta a la dignidad humana y a la justicia, y en qué tendencias y principios fundamentales deberíamos basar nuestras propuestas de arreglos y sistemas alternativos. Si lo único que puedes hacer con un martillo es romper cosas, entonces no sabes usarlo.




Source: C4ss.org